El primer paso de una boca sana es cuidar las encías

diente enfermo periodoncitis

El primer paso para tener una boca sana y una sonrisa bonita es cuidar las encías. Las encías recubren los maxilares y su salud afecta directamente a la salud de los dientes, por eso es importante mantener una higiene adecuada y ante cualquier enrojecimiento, sangrado o molestia consultar al especialista.

¿Qué es la enfermedad de las encías?

El primer síntoma de que algo no va bien en nuestras encías es la gingivitis (inflamación y sangrado). Una higiene profunda, el uso de hilo dental o de algún colutorio  les devolverán la salud, el volumen y color.

La acumulación de sarro provoca la aparición de bacterias que irritan las encías hasta provocar focos de infección que se van llenando de toxinas y bacterias. A medida que la enfermedad avanza sin que le pongamos remedio, la infección penetra hasta el hueso que sostiene los dientes hasta dañarlo y/o destruirlo.

En ocasiones la enfermedad de las encías o periodontitis progresa sin dolor, pero nuestro cuerpo se queja con síntomas como la inflamación y enrojecimiento de las encías, sangrado y mal aliento, llegando incluso, en fases más avanzadas de la enfermedad, a que los dientes  se muevan o se caigan.

 

¿Cuál es el tratamiento?

El periodoncista elimina la infección mediante un limpiado profundo de las encías justo hasta la misma raíz de los dientes y propone unos cuidados en casa y seguimiento periódico para evitar que vuelva a aparecer la enfermedad.

El tratamiento de la enfermedad periodontal tiene cuatro fases:

1.- Estudio periodontal. Consiste en la realización de una serie de pruebas que permiten evaluar la gravedad de la periodontitis.

2.- Fase desinflamatoria. Según la gravedad de la enfermedad, el periodoncista puede dividir esta fase del tratamiento en dos o cuatro citas. Requiere anestesia local y consiste en limpiar debajo de  la encía para eliminar la infección. En cada cita, el paciente recibirá instrucciones de cómo cepillarse y se le recomendará el uso de productos de higiene (pasta, colutorio, cicatrizante, etc) específicos para su caso.

3.- Reevaluación. Un mes después de finalizar la fase desinflamatoria, el doctor volverá a hacer pruebas para comprobar que ha desaparecido la infección y que el paciente está siguiendo las instrucciones de higiene y cuidado dental adecuados. En caso contrario, recomendará una cirugía periodontal para eliminar los focos de infección persistentes.

4.- Mantenimiento. El doctor pautará una serie de intervenciones periódicas para controlar que la enfermedad siga controlada. Según el caso,  aconsejará visitas cada tres, cuatro, seis meses o una vez al año.

Los enfermos periodontales pueden sufrir recaídas bien por  descuido en  la higiene o bien porque su enfermedad tenga origen genético, de ahí la importancia del tratamiento de mantenimiento. De hecho por mucho cuidado y buena higiene que se mantenga, los enfermos periodontales lo son para siempre.

3 comments to El primer paso de una boca sana es cuidar las encías

  • Coaching dental  says:

    Muy bueno el articulo, lo malo de los problemas de encias es que no duelen o molestan hasta que ya es demasiado tarde por lo que hay que estar muy atento de los sangrados y la higiene que tengamos.

    Un saludo!

    • Clínica Boccio  says:

      Cierto, hasta que no empieza a doler y eso es muy tarde, no nos pensamos lo de ir al dentista. ¡Prevención es salud! #contagiamossonrisas

  • La boca, espejo del estómago  says:

    […] alimentación inadecuada aumenta el riesgo de padecer ciertas enfermedades infecciosas como la periodontitis o la caries, además de tener una relación directa en la formación cráneo-facial  o el […]

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>