sensibilidad-dental12

La sensibilidad dental se produce por la exposición de la dentina. El desgaste del esmalte causado por el tiempo o por malos hábitos provoca molestias o dolor cuando ingerimos bebidas o comidas muy calientes o frías, es lo que se conoce como sensibilidad dental.

Los dientes tienen tres partes: la raíz (el corazón del diente), la dentina (capa intermedia más porosa y blanda) y el esmalte (parte exterior y más dura). El esmalte puede desgastarse por paso del tiempo (masticación), por hábitos poco saludables como un cepillado muy agresivo o con un cepillo de cerdas muy duras o, también, por enfermedades como la gingivitis, que debilitan la encía y dejan al descubierto la raíz de las piezas, o el bruxismo.

Algunas personas sufren sensibilidad dental sin ningún motivo aparente. Es recomendable que visiten a un odontólogo que estudiará su caso concreto y les recomendará un tratamiento para reducir la sensibilidad. El uso de dentífricos (pasta) o enjuagues específicos o los tratamientos con flúor en clínica ayudan a reducir la sensibilidad, aunque necesitarán un cambio de hábitos para que su efecto sea duradero.

¿Cómo prevenir la sensibilidad?

La mejor opción es mantener una buena higiene dental con un cepillo suave o medio y use seda dental (o cepillos interdentales). Recuerde que el cepillado no tiene que ser agresivo, sino frecuente. Es mejor cepillar durante más minutos y de forma menos agresiva para que la higiene sea la adecuada sin dañar el esmalte.

Es importante extremar la higiene cuando consumamos bebidas ácidas o fruta. El ácido es un enemigo natural del esmalte dentario, por eso es importante lavarse los dientes después de la ingesta de este tipo de alimentos (refrescos, zumos, sorbetes, combinados…)

El flúor ayuda a preservar el esmalte de los dientes y, por lo tanto, es una buena arma para prevenir o combatir la sensibilidad. Usar una pasta y un colutorio ricos en flúor nos ayuda a minimizar la sensibilidad dentaria.

Evite rechinar los dientes. Si lo hace, consulte a un especialista que determinará si es necesario que use una férula de descarga para proteger sus dientes y su articulación temporomandibular (ATM).

Tenga cuidado con…

Si sufre de sensibilidad, es importante que evite los blanqueamientos dentales. Estos tratamientos desgastan la capa externa del esmalte para reducir las manchas producidas por el consumo de café, tabaco o de una higiene deficiente. En su mayoría, se trata de compuestos químicos potenciados con luz pulsada o láser.

En ocasiones los blanqueamientos dentales pueden producir sensibilidad temporal en los pacientes que los usan. Lo normal es que desaparezca a los pocos días de dejar de terminar el tratamiento.

 

La sensibilidad puede ser una llamada de atención de otro problema importante como la gingivitis. La enfermedad de las encías debe ser tratada a tiempo por un profesional para evitar que se retraigan y dejen al descubierto la raíz del diente, lo que aumenta el riesgo de pérdida de piezas.

 

Ante cualquier duda…

Consulte a un especialista. El odontólogo es quien mejor puede evaluar los motivos de su sensibilidad y recomendarle el tratamiento adecuado para evitar el dolor.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>