Evita lo que perjudica las encías

enfermedad-periodontal

Las enfermedades de las encías son de las que más preocupan a los odontólogos. Las encías recubren la parte baja de los dientes y dan sostén a las piezas, sirviéndoles de sujeción. Sin embargo, solemos prestar poca atención a las  señales de advertencia que nuestras encías nos envían.

  • Sangrado. Si la suciedad (sarro) se acumula entre el diente y la encía provoca sangrado durante el cepillado o incluso cuando comemos alimentos como manzanas o zanahorias crudas. Si persiste el sangrado unos días, visita a tu higienista, en la mayor parte de las ocasiones, una limpieza a fondo soluciona el problema.
  • Color. Las encías son de color rosado pálido. Si las tienes de un rojo intenso, no dudes en visitar al periodoncista, porque sufres una infección. Te recomendará una limpieza más o menos profunda y, en casos más severos, un raspado para devolver la salud a tus encías.
  •  Mal olor. El mal olor persistente (halitosis) es un síntoma claro de mala salud en la boca. La suciedad acumulada o la infección deben ser eliminadas para evitar el riesgo de enfermedad periodontal.
  • Dolor. Las encías no deben doler si están sanas. Por el contrario, si la infección ha avanzado mucho podemos sentir dolor cuando nos cepillamos,  al ingerir cualquier tipo de alimentos o sufrir hipersensibilidad al calor y/o al frío.
  •  Movimiento dentario. Si se te mueven los dientes, es que la piorrea (infección profunda en las encías) ya se ha adueñado de tu  boca. Visita al periodoncista para que te limpie en profundidad (raspado y alisado radicular) y evalúe si el daño causado te permitirá salvar alguna pieza dentaria.

 

La enfermedad de las encías no nos afecta a todos por igual. Hay personas genéticamente predispuestas a sufrirla, así como hay factores que aumentan el riesgo. Evita todo lo que perjudica a las encías y ganarás en salud.

  • Enfermedades importantes como hipertensión arterial, obesidad o diabetes afectan a las encías. El mejor arma es mantener una buena higiene para minimizar el riesgo.
  • El tabaco es enemigo de la salud en general y de la salud de la boca en particular. El humo del tabaco favorece la aparición de sarro y la acumulación de bacterias que provocan la aparición de gingivitis o piorrea.
  • Los cambios hormonales durante el embarazo o la menopausia debilitan las encías, por eso es recomendable que visites al odontólogo con más frecuencia.
  • La ingestión de medicamentos pueden tener efectos secundarios como la reducción de la producción de saliva o la bajada de defensas. Si tomas corticoides, antidepresivos, antiepilépticos, o anticonceptivos orales, vigila tu boca porque pueden provocar inflamación, sangrado o agrandamiento de las encías.
  • El estrés es un enemigo evidente de la salud, también de la boca. Apretar los dientes, no hidratarse bien o descuidar nuestra higiene puede hacer enfermar a las encías. Ante cualquier duda, visita al especialista. En Clínica Boccio estaremos encantados de revisar la salud de tus encías y aconsejarte del proceder correcto. ¡Te esperamos!

One comment to Evita lo que perjudica las encías

  • La preiodontitis aumenta el riesgo de cáncer de mama  says:

    […] Una reciente investigación de la universidad americana de Búfalo advierte sobre la relación entre la enfermedad periodontal en mujeres después de la menopausia y la aparición de cáncer de mama, especialmente si las enfermas han sido o son fumadoras. […]

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>