En salud, lo barato acaba siendo caro

la salud no es un juego corregido

La cultura low cost ha llegado a la odontología y la ortodoncia. Comprar servicios baratos está bien, pero hay que saber exactamente qué estamos comprando para que no nos den gato por liebre. En salud, en demasiadas ocasiones, lo barato al final es caro.

¿Qué ofrece un especialista privado frente a una franquicia?

1.- Experiencia y nivel de formación de los doctores

Los especialistas privados tanto en odontología como en ortodoncia llevan años tratando pacientes y se han enfrentado a muchos casos parecidos al tuyo, lo que les permite saber cuál es el tratamiento más adecuado para conseguir el mejor resultado. En las franquicias, sin embargo, es habitual encontrar a recién salidos de la facultad o con poco rodaje, profesionales perfectos para pacientes sanos que van a las consultas para mantener su boca en buen estado, pero que no tienen grandes problemas de salud bucodental.

2.- Servicio

Las clínicas de profesionales de toda la vida cuentan con plantillas estables y con pocas rotaciones, lo que permite ofrecer un servicio más personalizado. Los doctores y auxiliares conocen tu caso y te conocen a ti. Es fácil tener referencias de ellos por otros pacientes. En los tratamientos médicos, la confianza doctor-paciente es imprescindible para conseguir los mejores resultados.

En más ocasiones de las que nos gustaría, recibimos en nuestras consultas a pacientes sobre tratados en las franquicias o con tratamientos que se eternizan sin conseguir los resultados deseados.

3.- Calidad de materiales y tecnología

Las clínicas tradicionales hacen una clara apuesta por la calidad de los materiales, mientras que en las franquicias prefieren competir con el precio. Es especialmente evidente en el caso de los implantes. Antes de decidir, compara con todos los datos en la mano, no todos los tornillos pasan los mismos controles de calidad.

Los profesionales independientes, además, son vocacionales, por lo que invierten en el mejor instrumental a su alcance para ofrecer un mejor servicio.

            4.- Garantías de tu tratamiento

En todos los contratos es importante leer con atención la letra pequeña, no te dejes convencer por los titulares y los eslóganes publicitarios. Asegúrate que el profesional que te atiende está cualificado, que comprende cuál es tu preocupación y tu necesidad y te da alternativas de tratamiento. Justo eso es lo que hacen los buenos profesionales. Haz preguntas hasta que no te quede ninguna duda, tanto de los aspectos médicos de tu caso como de las condiciones de financiación. Evitarás llevarte sorpresas de última hora.

Los odontólogos y ortodoncistas de toda la vida se hacen responsables de la marcha de tu tratamiento y te ofrecen soluciones cuando surge algún problema. Las franquicias trabajan en ocasiones en condiciones precarias y te obligan a denunciar para llegar a un acuerdo. Su carácter efímero complica hasta el extremo la depuración de responsabilidades.

Elige bien, porque en salud, en demasiadas ocasiones lo barato acaba resultando caro.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>