Verdades y mentiras del blanqueamiento dental

blanqueamiento stop mentiras

Los blanqueamientos dentales están de moda y, como todo lo que marca tendencia, está rodeado de mitos que no siempre se ajustan a la verdad.

El primero y más evidente es el de los tratamientos milagrosos. No existen productos que una sola sesión consigan blanquear los dientes. Todos los tratamientos, ya sean ambulatorios (en casa) o en clínica, requieren varias sesiones para conseguir buenos resultados. El número de sesiones dependerá de la tonalidad de los dientes, de la sensibilidad del paciente, del tono que se quiera conseguir y, especialmente, de los hábitos del paciente. Las personas que consumen de forma habitual café, té, vino tinto, refrescos de cola o que fuman necesitarán más tiempo de tratamiento que otra con la misma tonalidad de esmalte y sin estos hábitos. Productos como chicles, enjuagues o pastas dentales que se pueden comprar en supermercados o parafarmacias tienen una concentración de blanqueantes del 1 % por lo que su efecto es limitado. Igual ocurre con los blanqueamientos caseros. Lo que sí podemos afirmar es que los resultados empiezan a verse pronto, lo que permite animarnos a seguir adelante con las sesiones.

Ningún blanqueamiento es definitivo. Aún los más efectivos tienen una duración que oscila entre los dos y los siete años de duración. Una higiene cuidada y el cambio de hábitos de consumo (tabaco, café, etc) ayudan a prolongar el efecto de los blanqueamientos.

Tanto las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia como los menores de 16 años son personas no aptas para blanquearse los dientes. Caries infiltradas, fisuras, traumatismos o enfermedades en las encías desaconsejan el uso de blanqueamientos, por lo que es imprescindible que antes de comenzar un tratamiento de este tipo se consulte a un odontólogo.

El especialista les dejará claro que los blanqueamientos dentales no son dolorosos y que no dañan el esmalte, aunque es cierto que en algunas personas puede crear sensibilidad que desaparecerá cuando finalice el tratamiento.

Dos últimas consideraciones finales. El láser no blanquea los dientes, es una ayuda para que el producto penetre mejor y acelere el resultado y es imposible cambiar el color de las coronas o carillas estéticas, por ese motivo es recomendable retrasar su colocación hasta quince días después de haber finalizado un tratamiento de blanqueamiento.

No te dejes convencer por la publicidad engañosa. Si quieres blanquear tus dientes, consulta un especialista.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>