exploración de la boca

Revisar el estado de nuestra boca en casa es útil y necesario para evitar complicaciones. Lo ideal es que un odontólogo te explique exactamente lo que debemos considerar normal. Y después repetirlo en casa cada seis meses. Para realizar una autoexploración oral sólo necesitaremos un espejo pequeño que poder meter en la boca y un lugar con mucha luz.

Empezaremos por los labios y encías. Su color normal es rosado y es importante observar si hay manchas o irregularidades en la piel. las encías deben ser de color rosado, sin bultos ni manchas. La irritación de las encías es habitual en muchas personas y por razones tan simples como una higiene inadecuada o el uso de un cepillo de dientes que no es el idóneo para su boca.

Separaremos la mejilla tirando con el dedo hacia afuera para comprobar que la mucosa es rosada y de aspecto uniforme. En caso de ausencia de alguna pieza, puede aparecer un bultito en su lugar. Eso es normal, aunque lo recomendable es reponer las piezas que faltan.

El paladar duro tiene una mucosa rosa pálido o azulada adherida al hueso y con rugosidades, mientras que el blando es más oscuro y húmedo.

Una parte importante en la exploración es el suelo de la boca, en él se concentran la mayoría de las lesiones bucales. Para verlo bien tendrá que colocar la punta de la lengua en el paladar y palpar que no haya bultos o nódulos anormales.

Por último, revisaremos que en la lengua no haya llagas y, si las hubiera, que ni sean duras  ni persistan más de 15 días. De ser así, habría que consultarlo con nuestro dentista.

Una autoexploración es útil para mantener nuestra salud bucal, pero no debemos olvidar que la visita al especialista una o dos veces al año o ante cualquier duda es la mejor manera de mantener nuestra boca en perfecto estado.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>