¿Sabías que lo mejor es no lavarse inmediatamente después de comer?

dienteslimpios

No se sorprendan. Lavarse los dientes justo después de comer no es lo mejor, hay que dejar pasar unos 15 minutos para que el ácido de la boca se estabilice. El PH ideal de nuestra boca es del 7, que se modifica cuando comes. Por ejemplo, un refresco puede tener un PH del 2,5 y es necesario que pase un tiempo para que vuelva a ser el mismo. Si lavamos los dientes inmediatamente, lo que hacemos es frotar el ácido por toda la boca, lo que desmineraliza y debilita la superficie de los dientes y facilita la aparición de caries.
Un estudio publicado en 2004 por la revista General Dentistry llama la atención sobre este aspecto y recomienda a los profesionales que aconsejen a sus pacientes retrasar un poco su higiene bucal después de la comida. Jefrey Cole, presidente de la Academia de Dentistas estadounidenses, insiste en que hay que dejar actuar a la saliva, que “hará que disminuya el nivel de acidez sin frotar estas sustancias contra nuestros dientes”. Lo mejor es, por lo tanto, enjuagarse la boca con agua o colutorio al finalizar la comida y esperar entre 15 y 30 minutos para cepillarse los dientes.
Un truco recomendable para bajar los niveles del PH de la boca después de la comida es masticar chicle o comer queso. Los chicles sin azúcar suelen tener xilitol lo que nos permite salivar y de ese modo acelerar el proceso de estabilización del PH y, por otro lado, aprovechar las cualidades de esta sustancia en la lucha contra la caries. El queso es, por su parte, uno de los alimentos más recomendables para que la boca recupere su nivel ideal de ácido al mismo tiempo que tiene una acción remineralizante para nuestros dientes.
Cole aconseja, además, cepillarse los dientes de arriba a abajo y no de derecha a izquierda y sin abusar de la pasta de dientes. Esta fórmula de barrer los dientes impide que la placa se sitúe detrás de la encía y pueda ocasionar problemas como la gingivitis. Y recuerda que los dientes tienen dos caras, por delante y por detrás. Es mejor lavarse los dientes de forma concienzuda y no pendientes del reloj. Los especialistas sostienen que lo mejor es un primer cepillado sin pasta que arrastre la suciedad y un segundo con la cantidad justa de dentífrico (un garbanzo) para no crear una falsa sensación de limpieza.
Finalmente, las opiniones sobre la necesidad de lavarse los dientes dos o tres veces al día varían según el especialista, pero siempre coinciden en que el momento más importante para hacerlo es después de la cena. Mientras dormimos salivamos menos por lo que es importante tener la boca lo más limpia posible.
Los estudios más recientes realizados en España sobre hábitos bucodentales nos dan un tirón de orejas. El Consejo de Dentistas de España concluyó en 2010 que el 12% de los españoles mayores de 14 años no se cepilla los dientes diariamente y un 2,3 % no lo hace nunca. Los datos en niños tampoco mejoran demasiado. El 10,9 % de los niños no se cepilla todos los días y sólo el 60,6 % lo hace antes de irse a la cama. La clave para una buena salud bucal es la higiene y la higiene sólo puede sustentarse en adoptar nuevos hábitos. ¿Te atreves a intentarlo?

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>