¿Sabías que el Ratón Pérez tiene dirección real?

El Ratón Pérez es el único personaje ficticio que tiene una calle en Madrid

Ratón Pérez vive o vivió en la calle Arenal, 8 de Madrid, dentro de una caja de galletas con toda su familia. Así lo recoge una placa colocada por el ayuntamiento de la capital y así se lo contó el jesuita Luis Coloma a un pequeñísimo Alfonso XIII al que empezaron a caérsele los dientes.
Es la tradición escrita española, pero la costumbre de poner bajo la almohada los dientes de leche se remonta en toda Europa al siglo XVIII. El Ratón Pérez, el Ratoncito Pérez o la Hada de los dientes forman parte de la tradición oral de todos los pueblos europeos, pero no son los únicos personajes mágicos que velan por la salud dental de los niños. En el País Vasco, Maritxu teilatukoa (María la del tejado); en Cataluña l’Angelet (el angelito) y en Cantabria, L´Esquilu de los dientis (la ardilla de los dientes) son algunas de las variantes conocidas en España.
Los rituales también pueden ser distintos, desde poner el diente bajo la almohada como contaba Coloma al pequeño rey, a lanzarlos al tejado o enterrarlos. Una constante es pedir un deseo que en el caso del Ratoncito Pérez español se traduce en un regalo o moneda, pero que culturas como la japonesa u orientales se limita a desear que los dientes nuevos salgan derechos o en las islámicas a pedir la gracia de Alá.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>