Los riesgos de llevar percing en la boca

Beso piercing

Las consecuencias de llevar piercings en la boca son numerosas complicaciones y lesiones bucodentales en la mayoría de sus usuarios y no se solucionan fácilmente, según un estudio realizado en la Clínica Odontológica de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y presentado en la reunión anual de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración.

Dependiendo de  donde lo tengas producen unos problemas u otros:
El roce con la lengua puede ocasionar llagas o heridas que se infectan

En labios o lengua, retienen comida y dificultan la limpieza de la zona, aumentando la posibilidad de acumular bacterias.  Estas bacterias crecen y se reproducen y desprenden unas sustancias que provocan halitosis(mal aliento).Se introducen en el agujero donde esta el piercing y pueden provocar dolor, inflamación, sangrado e infecciones.

Este problema se puede minimizar mediante una higiene muy exhaustiva del piercing, dientes, encías y lengua, sin embargo la acumulación de bacterias dentro del agujero permanece.

Estas bacterias disminuyen el ph de la boca, incrementando el riesgo de caries, ya que el  s. mutans  es mas activo en ph acido y los dientes tienden a erosionarse con más facilidad.
El contacto de los piercing con el diente provoca erosión en la zona dando sensibilidad y caries y puede llegar al aislamiento o la fractura dental.
Diente erosionado por el roce de un percing metálico.
El piercing en la lengua puede lesionar glándulas salivares, disminuyendo la cantidad de saliva de la boca, que como consecuencia produce un incremento del riesgo de caries y puede afectar al sentido del gusto.
El piercing en el labio roza en las encías. Este contacto provoca desgaste, llagas y perdida de la encía y como consecuencia perdida del hueso y del diente, provocando los mismos signos y síntomas que la periodontitis.
Infección en la lengua provocada por un percing.
Las lesiónes periodontales se producen en casi la mitad de los usuarios de piercings (48,1%). «Se trata de lesiones en la zona de apoyo del diente sobre la encía, debido a la inflamación crónica se produce una pérdida del hueso, de manera que el diente pierde parte de su soporte». A largo plazo, añade, esta pérdida de inserción puede aumentar el riesgo de infecciones y llegar a causar la caída del diente. Los sujetos con piercing de metal y colocación extraoral son los más expuestos a esta situación.
Los piercing en la boca pueden causar heridas y erosiones en las encías.
Un estudio publicado por el Journal of the American Dental Asociation (JADA) afirma que las personas que llevan piercing en la boca, estando los más frecuentes en la lengua o en el labio, corren el peligro de sufrir problemas gingivales graves, para los cuales, de momento, ni siquiera la cirugía ofrece solución. Esta pérdida de encía empieza a observarse a partir de los dos años.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>